Esta guia le invita a conocer la tradicional industria alfombrera de nuestro municipio que, adaptada a las necesidades actuales, dará respuesta, sin duda, a sus necesidades concretas porque alfombras de Crevillent es garantía de satisfacción.

La Industria de la alfombra crevillentina ocupa el primer lugar en la producción y exportación nacional. Nuestra industria hunde sus más profundas raíces en la producción artesanal del esparto y el junco, productos que se vendían, ya en el siglo XVI, en más de cuarenta botigues de la ciudad.

A principios del siglo XX, con la llegada de los primeros telares mecánicos, en Crevillente se empiezan a tejer alfombras de lana. La manufactura del esparto no cesa, pero los telares mecánicos y la gran labor de todo un pueblo durante décadas permiten conseguir situar a Crevillent en el mapa alfombrero del mundo.

La importante andadura de este sector que tiene sus inicios en la época romana y cuyos primeros documentos se remontan al medioevo experimenta un crecimiento notable en los siglos XX y XXI. Toda esta trayectoria a lo largo de la historia ha hecho que Crevillent Ciudad de la Alfombra esté presente en innumerables espacios y lugares donde la calidad, el diseño y la innovación son aspectos fundamentales en la elección del producto acabado

Nuestro municipio, además, se configura como un acogedor tapiz al pie de la sierra tejido con el carácter humilde y sencillo de sus gentes que ofrece al visitante, junto a su industria alfombrera, su Semana Santa y de Moros y Cristianos de interés turístico, como su peculiar gastronomía y sus parajes naturales como elementos singulares de nuestra tierra que atraen al visitante.

Tve nos muestra la fabricación actual de las Alfombras de Crevillente en un programa muy ilustrador.

Le esperamos en Crevillent